¿Qué es Staking ?

Compartir en
El staking es una tecnología innovadora, un proceso que nos permite obtener ganancias y derecho de voto sobre un proyecto de criptomonedas haciendo algo muy sencillo, ahorrarlas.
El proceso de staking consiste en  adquirir criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en una billetera con la finalidad de recibir recompensas. Es un proceso muy parecido al Holding , solo que en staking los saldos están bloqueados y no puedes usarlos libremente por un periodo de tiempo previamente acordado. Al mismo tiempo que se contribuye con la operatividad y funcionamiento de la blockchain de esa misma criptomoneda.
En este protocolo se emplean las criptomonedas almacenadas como forma para verificar las transacciones dentro de las blockchains.  Por lo que el staking es un proceso particularmente adoptado en las blockchains que operan con Proof of Stake (PoS), o alguna de sus variaciones.
¿Cómo funciona el Staking?
En el protocolo de consenso (PoS) los nodos son conocidos como validadores. Y son los que se encargan, como su nombre lo indica, de validar los bloques generados.
La elección de estos nodos validadores es un proceso que ocurre de forma aleatoria, muy similar al de una lotería. Aunque tienen mayor probabilidad de ser elegidos, aquellos nodos que posean mayor cantidad de criptomonedas. Como ya mencionamos, en el PoS la validación de bloques no ocurre a través de la minería, sino que es realizada por aquellos nodos que tengan criptomonedas en su poder. Por lo que el PoS está basado en staking. Incentivando a los usuarios a mantener sus fondos dentro de una wallet para contribuir con el respaldo de la red y obtener ganancias de ello.
Entonces, para realizar staking solo basta con adquirir una criptomoneda que permita hacer este proceso, y usar el monedero oficial para hacer stake. Así, con tan solo mantener esas criptomonedas almacenadas, se podrán obtener recompensas de la red. Muy similar a tener una cuenta de ahorros y recibir intereses por tus fondos.
Ventajas y desventajas del Staking

Ventajas

La principal ventaja de este proceso es que elimina por completo la necesidad de adquirir o invertir en hardware o equipos especializados para minería. Y con ello, el requerimiento energético que estos demandan. Además, la generación de bloques a través del staking permite una mayor escalabilidad de la red.

Por su parte, para los usuarios, mantener una gran cantidad de criptomonedas en stake les brinda una mayor probabilidad de ser elegidos como validadores. Y así poder validar y verificar los nuevos bloques que se producen en la blockchain. Obteniendo mejores ganancias y mucho más estables que con el proceso de minería de PoW.

Así mismo, las criptomonedas que se mantienen en stake no se devalúan con el paso del tiempo. Como puede ocurrir con los equipos de minería si se diseña uno mejor y más potente.

Desventajas

El proceso de comprar criptomonedas y mantenerlas guardadas para obtener recompensas puede ser muy llamativo. Pero lo cierto es que no se pueden esperar ganancias muy significativas. Las plataformas y exchanges pagan porcentajes anuales muy bajos, por lo que las recompensas son muy escasas en comparación con las obtenidas de minar bloques.

Además, mantener criptomonedas almacenadas en una wallet en línea puede representar sus riesgos. Ya que un hacker podría extraer todos sus fondos. De la misma forma, emplear una plataforma o exchange es poner tu confianza y fondos en manos de un tercero.

En cuanto a la posesión de monedas, es un factor que atenta contra la descentralización por las que fueron creadas las criptomonedas. Ya que a mayor cantidad de activos mayor probabilidad para generar bloques y la toma de decisiones. Por lo que el poder puede concentrarse en manos de unos pocos. Dejando a un lado a los más desfavorecidos.

Aquí te presentaremos una pequeña lista de las criptomonedas más conocidas que se pueden emplear para hacer staking. Veamos.

Stellar (XLM)

Esta plataforma fue diseñada en 2014 con la finalidad de facilitar las transacciones transfronterizas. Haciéndolas mucho más rápidas y eficientes. Al igual que Ethereum, Stellar permite el desarrollo de aplicaciones inteligentes y otros tokens.

Para comenzar a hacer staking con esta criptomoneda debes disponer de al menos 10 XLM. Y podrás obtener entre el 2% al 4% de retornabilidad anual.

TRON (TRX)

Se posiciona actualmente en el puesto número 11 por su capitalización en el mercado. TRON fue diseñado con el objetivo de mejorar la escalabilidad y confiabilidad de la red.  Por lo que puede procesar transacciones a una gran velocidad por medio de la computación de alto rendimiento.

TRX está entre una de las opciones para hacer staking más rentables. Binance te ofrece una retornabilidad entre el 7% Y el 9% anual. Y sólo necesitas disponer de un mínimo de 5 TRX para comenzar.

PLATINCOIN (PLC)

Platincoin se destaca porque la creción de sus contratos inteligentes en múltiples aplicaciones, permite a cada usuario descargar la aplicación PLC FARM y recibir sus recompensas directamente a su PLC WALLET, además entrega una recompensa por staking del 30% anual.

NEO (GAS)

NEO es una plataforma muy similar a Ethereum cuya finalidad es el desarrollo de smart contract. Su tecnología es de origen chino y promete generar GAS (el token) de forma automática sin necesidad de conexión a Internet. Actualmente es una excelente opción para hacer staking.

Esta criptomoneda también la encontramos en la plataforma Binance y ofrece una retornabilidad anual entre el 1% y el 3%.

Algorand (ALGO)

Algorand es una plataforma que emplea el PoS para mejorar la descentralización, seguridad y escalabilidad de la red. Su token ALGO puede ser adquirido en varias plataformas de intercambio como Binance, que permite hacer stake con ella.

En la plataforma de Binance podemos observar que ofrece una retornabilidad entre el 16% y 20% anual. Y para comenzar a hacer staking con ella se debe disponer de un mínimo de 2 ALGO.

Consejos a la hora de hacer Staking

Si estás leyendo este artículo seguramente es porque has pensando en hacer staking. Pues bien, te daremos unos pequeños consejos para que tengas en cuenta a la hora de elegir.

  1. Siempre realiza tu propia investigación y documéntate acerca de la criptomoneda que estás considerando.  No te dejes llevar por los comentarios o experiencias de otras personas.
  2. Haz las cuentas siempre y calcula con tu inversión mínima cuánto retorno tendrás, y en cuánto tiempo.
  3. Opta por una criptomoneda con propósito que pueda permanecer a futuro. Recuerda que hoy día hay miles de proyectos que nacieron y ya no existen. El cementerio es enorme y seguramente no querrás perder tu dinero.

 

Compartir en